San Sebastián es mundialmente conocida fundamentalmente por su belleza natural y arquitectura Belle Époque, llegando a ser nombrada como la playa urbana más bonita de España y Europa. También es conocida por su famoso Festival Internacional de Cine de cada septiembre; y por su exquisita gastronomía que la lleva a ser la segunda ciudad con más estrellas Michelin por metro cuadrado del mundo. En el País Vasco la comida no es una necesidad humana, es un modo de vida, por lo que llega a ser un símbolo de su cultura, y San Sebastián su mejor exponente. De esta ciudad son los reputados chef, entre otros: Juan Mari Arzak, Martín Berasategui, Andoni Luis Aduriz y Pedro Subijana; y en ella hay una Facultad de Ciencias Gastronómicas: el Basque Culinary Center.

Es un destino turístico desde el siglo XIX cuando se expandió el baño de mar como cura médica; lo cual también había ocurrido en la parte francesa del País Vasco, sobretodo en Biarritz. Tanto la aristocracia francesa como la española, hicieron sus veranos en las costas vascas, y otras del norte de España.

La belleza de San Sebastián se admira en un día, pero si quiere llevarse la esencia de la ciudad necesita, al menos, dos días. Es una ciudad para caminar por sus playas de La Concha y Ondarreta hasta el Peine de Viento de Chillida con un ligero baño en sus aguas; recorrer sus calles del Casco Viejo y el Ensanche para admirar su arquitectura, ir de pintxos como dicen los locales, y conocer la ciudad de noche, donde su encanto te acaba de atrapar. Y si le gustan las actividades deportivas, la estancia puede alargarse todo lo que desee. Es una ciudad que se disfruta en cualquier época del año.

Recomiendo no dejar de ver en la Parte Vieja la fachada de la Basílica de Santa María del Coro, el puerto pesquero y la Plaza de la Constitución; y en el Ensanche los jardines y el Ayuntamiento en la Plaza Alderdi Eder («lugar hermoso» en euskera), el Teatro Victoria Eugenia, el Hotel María Cristina o el Mercado de la Bretxa; y en el barrio de Gros los preciosos puentes sobre el rio Urumea y el Palacio de Congresos Kursaal. Disfrute de la subida en el funicular al Monte Igeldo para observar las mejores vistas de la cuidad, y pasar un rato de ocio en su Parque de Atracciones.

San Sebastián ha recibido el Premio Europa 2019 por trabajar fuerte en la difusión de los valores europeos; y en el año 2016 fue declarada Ciudad Europea de la Cultura. Además del Festival de Cine, tiene el festival Quincena Musical de música clásica que dura más de un mes, el concurso y festival Internacional de Fuegos Artificiales que visto desde la playa es fantástico, y el Festival de Cine y Derechos Humanos, entre otros. Es sede de la Orquesta Sinfónica del País Vasco, el Orfeón Donostiarra, y del Coro Easo, el más importante de la comunidad autónoma. De sus 6 museos os sugiero ver el museo San Telmo y el Aquarium. 5 días es la mínima estancia si quiere disfrutar de la ciudad y su cultura; coméntenos sus intereses y le sugerimos los mejores momentos para disfrutarlos.

Además es una ciudad que es usada por muchos visitantes como base de estancia para conocer otros pueblos y ciudades de la provincia de Gipúzkoa, y del País Vasco francés; por lo que cinco días aquí es un buen plan de vacaciones. Cerca se encuentran el museo del escultor Chillida, el puerto de Pasajes; las ciudades de Guetaria, Tolosa, Biarritz, San Juan de Luz o Bayona. También puede solicitarnos incorporar en este tour temas relacionados con ilustres donostiarras como el marino Blas de Lezo, la Monja Alférez Catalina de Erauso, el escritor Pio Baroja, o la vida en la ciudad de Cristóbal Balenciaga, el famoso modista.

¡Quedarás flechado con y como San Sebastián!

julio 4, 2019